¿Cómo curarse con piedras de litoterapia?

La cornalina, la calcita, la turquesa, la malaquita, el zafiro… las piedras semipreciosas o incluso las piedras preciosas son comunicadores naturales dotados de una fuerte vibración beneficiosa para el cuerpo, la mente y las emociones. Se utilizan en litoterapia. Es un método capaz de curar varios trastornos gracias a los beneficios de las piedras. Al asociarse con los ritos ancestrales, conoce actualmente un interesante progreso en comparación con las demás medicinas blandas. Para llevarlas o colocarlas en una habitación, he aquí algunas buenas maneras de utilizar las piedras para aprovechar su eficacia.

Definición y orígenes de la litoterapia.

Procedente de la combinación de las dos palabras griegas «lithos», que significa piedra, y «therapeia», que significa cura, la litoterapia designa el uso de las piedras en una ciencia del bienestar. En otras palabras, es una «terapia con piedras naturales». Es un tipo de medicina no convencional o terapia alternativa. Se basa en el uso de la energía de las piedras para mantener la armonía y el equilibrio del cuerpo, la mente y el espíritu. Consiste en utilizar los poderes y virtudes de las piedras para tratar diversas enfermedades. Tenga en cuenta que esta técnica de curación se aplica no sólo a las piedras, sino también a los cristales y minerales. Estos últimos se presentan en forma de piedra cortada o pulida, piedra bruta y elixir. De hecho, la energía de las gemas está vinculada a su color, su composición química y su forma. La litoterapia es un método de curación muy eficaz que actúa directamente sobre el bienestar, la salud y la alegría de vivir de los practicantes. Tiene su origen en las antiguas tradiciones de todos los continentes y se utiliza desde la Edad Media. Los lapidarios de la época descubrieron que ciertos tipos de piedras tenían poderes mágicos y podían utilizarse como tratamientos médicos. El antiguo Egipto y la India, por ejemplo, se interesaban por los símbolos de color de las piedras y su ubicación en el cuerpo. Así practicaban la medicina antigua los griegos y los romanos. A lo largo de los siglos, se enriqueció enormemente en África, América, Australia, Asia y Occidente. Todavía hoy se sabe que la litoterapia es eficaz para algunas personas que se apasionan por ella y la utilizan como complemento de la medicina moderna. Si también está interesado en las piedras preciosas, haga clic aquí.

Virtudes y beneficios de las piedras en litoterapia según su tipo.

Las piedras preciosas y los minerales tienen virtudes terapéuticas esenciales para el bienestar y la paz interior del cuerpo. Por ejemplo, tienen cualidades y vibraciones que pueden calmar el estrés físico y psicológico, lo que facilita el desarrollo personal. La litoterapia, por tanto, ayuda a superar varias dificultades, como la falta de confianza en uno mismo, el agotamiento, el estrés, la agitación mental, los trastornos del sueño, los dolores articulares, la ansiedad, las migrañas… En general, cada propiedad de las piedras, ya sean preciosas o semipreciosas, encierra muchos beneficios para tratar determinadas dolencias. El lapislázuli que es una piedra muy conocida desde la Antigüedad aporta por ejemplo dinamismo y desarrolla la confianza en sí mismo. Así, regula la presión arterial, alivia los dolores de cabeza y los trastornos inmunológicos y endocrinos. Gracias a sus oligoelementos, la amatista puede combatir el insomnio, la ansiedad y las pesadillas. También puede calmar la fiebre, el dolor gástrico y las quemaduras. El Ágata estimula el crecimiento del cabello, da valor y energía. Su uso también ayuda a proteger a las mujeres embarazadas contra los cambios hormonales. El Citrino Natural es una variedad de cuarzo amarillo más o menos oscuro que es capaz de luchar contra la ansiedad, la depresión o el nerviosismo. También es beneficioso para el corazón, los riñones, los órganos digestivos, el hígado, etc. En litoterapia, el Jade es conocido por aliviar las infecciones urinarias así como los síndromes de ciática. Además, participa mucho en el éxito en los negocios, la armonía y la sabiduría. El Ónix es conocido por sus beneficios sobre el equilibrio emocional y el control de uno mismo. Por lo tanto, es ideal para las personas nerviosas. Los montones de piedras pueden seguir utilizándose en litoterapia por sus efectos curativos y positivos tanto a nivel físico como psíquico.

¿Cómo curar con piedras en litoterapia?

Es cierto que las piedras pueden curar muchos trastornos mentales y físicos, pero sepa que no es necesario estar enfermo para beneficiarse de sus ventajas en litoterapia. Además, ningún estudio científico ha demostrado su eficacia hasta hoy. Se trata, pues, de una cuestión de convicción incluso de efecto placebo. Esto significa que hay que creer en las propiedades de las piedras para aprovechar sus virtudes. En otras palabras, si está convencido de que funcionará, podrá obtener buenos resultados. Por otro lado, si no lo cree, limita los beneficios de las piedras. Para beneficiarse más, hay que entrar en resonancia con las piedras. Al sostenerlo en las manos o colocarlo en otras partes del cuerpo, puede tomarse el tiempo de relajarse y meditar para sentir su impacto vibratorio. Funciona incluso alrededor de la garganta o el pecho, en la frente o en la parte superior de la cabeza… Para obtener el máximo efecto, es esencial llevarlo a diario o incluso día y noche en contacto con la piel. Para ello, basta con utilizarlo en joyas como la pulsera, el collar, el colgante, el anillo, etc. Muchas mujeres lo colocan en el sujetador. También es posible llevarlo sólo en el bolsillo en piedra rodada. Otros los colocan en un salón para decorar, para la geobiología, es decir, para regular la contaminación eléctrica o del agua en el hábitat. De este modo, podrá participar fácilmente en la litoterapia asociando el lado estético, práctico y eficaz. No importa el método que elija, lo principal es que se sienta a gusto y obtenga más beneficios de ello. También se pueden utilizar en elixir para beber o para aplicar en compresas. En definitiva, en la litoterapia es necesario crear un vínculo con la piedra y dedicarle tiempo, un ritual y una historia. Tenga en cuenta, sin embargo, que las piedras no deben sustituir al tratamiento médico, lo que significa que debe consultar a un médico cuando sea necesario.

¿Cómo purificar y recargar las piedras?

Por naturaleza, las piedras, aunque sean preciosas, tienen una energía que cambia con el tiempo y los acontecimientos. Este cambio más o menos intenso varía de una piedra a otra. Para algunos, se manifiesta por una transformación del color, una pérdida de brillo… Sin embargo, en todos los casos, la eficacia de una piedra depende de su intensidad energética, que puede disminuir tras una actividad prolongada. De ahí la importancia de un mantenimiento regular que consiste en purificar y recargar sus piedras o sus joyas en piedras después de unos días de uso en litoterapia. Basta con sumergir la piedra en agua mineral o con arcilla para purificarla. También puede enterrarlo en la tierra durante unas 24 horas para librarlo de sus energías negativas. También puede utilizar sal e incienso. Es usted quien debe ver el método correspondiente a su piedra con la duración de la limpieza. Una vez purificadas, puede operar para recargar sus piedras, lo que permite restablecer al máximo sus virtudes para la litoterapia. Así podrá sentir sus energías de forma más intensa. Para ello, basta con exponerlas a la luz de la luna o del sol, es la técnica más habitual y es adecuada para la mayoría de las piedras.

¿Qué piedras elegir para la litoterapia?

Ahora sabe que cada piedra tiene su especificidad y su propia acción sobre el cuerpo. Por lo tanto, debe elegirlo en función de sus necesidades, su estado de salud, sus expectativas, pero también de su signo astrológico. Así, seguramente encontrará la piedra que le corresponde perfectamente para acompañarle a diario. En el momento de la compra, tome en la mano la piedra si es posible sentir su vibración. ¿Tiene una sensación de bienestar cuando la toca y siente un cosquilleo? Entonces está en el camino correcto, es decir, que tiene la piedra que necesita. Por otro lado, si siente una sensación de ahogo al tocarla, elija otra piedra. Esto significa que la elección de la piedra nunca se hace al azar. Deje que sus intuiciones hagan su trabajo y permanece atento. Efectivamente, es la piedra la que le elige, pero no lo contrario. Invierta también en una piedra de calidad para aprovechar al máximo sus beneficios. Una tienda de litoterapia con experiencia podrá ayudarle en este sentido. El matiz es también un criterio crucial para caracterizar la frecuencia vibratoria. Cualquier color tiene, de hecho, su propio significado. El rojo simboliza, por ejemplo, el impulso, el amor, el crecimiento, el poder, el fuego y el valor. Ideal para las personas que tienen un signo de debilidad. El amarillo significa sabiduría, felicidad y alegría. Aporta claridad y vivacidad a la mente. Las piedras azules mejoran la confianza en uno mismo y favorecen el desarrollo espiritual.